No puede crear un nuevo pedido desde su país. Undefined

Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Confirmar

Newsletter

www.bitmarketing.es

Aceite de Masaje

Aceite de Masaje

Aceite esencial, comestible, ligero y suave como la seda. Seductora fragancia a almendras dulces.


Más detalles

KS052

Aplícalo sobre la piel de tu pareja y masajea con tus dedos, provoca una agradable sensación de efecto calor mezclado con su ligero olor a almendras.

 

MASAJE ERÓTICO PARA PIES

En muchos trabajos o circunstancias tenemos que pasar prolongados momentos en pie. En estas ocasiones todo nuestro cuerpo se resiente. ¿Por qué no empezar la velada dando a tu pareja un masaje erótico en los pies?

1. Prepara una bañerita caliente. Puedes aderezarla con sales de baño o algún aceite esencial.
2. Introduce el pie derecho de tu pareja y, con una jarra, rocía de agua su rodilla y déjala resbalar por la caña de la pierna durante unos minutos. Saca el pie, sécalo suavemente con una toalla, y repite el proceso con el otro pie.
3. Colócate frente a tu pareja y coloca su pie sobre tu regazo. Unta tus manos con unas gotas de aceite comestible y extiende el aceite amasando firmemente.
4. Juega con sus dedos sin dejar de mirarle. Uno a uno, adelante y atrás, a un lado y al otro y en círculos.
5. Imagina que su pie es un bocadillo ¿Cómo lo coges? Dirígete del talón hacia los dedos presionándolo con fuerza. Hazlo varias veces.
6. Cambia de pie y repite el proceso.
7. Al terminar impón la palma de tus manos unos segundos sobre la planta de su pie, sentirá tu calor y le relajará.
8. Finaliza el masaje con la maniobra del ying yang. Coloca cada mano sobre la parte interna del tobillo de la pierna correspondiente. Desliza ambas manos con firmeza ascendiendo por la cara interna de la pierna, girando poco antes de la rodilla y desciende por la cara externa hasta el tobillo. Repite este movimiento unas 5 veces.
Llegados aquí deja volar tu imaginación… ya has llegado hasta la rodilla ¿Por qué no repites esta maniobra en sus muslos y luego retiras suavemente los restos del aceite con tus labios (concéntrate en la cara interna de los muslos)? Cuentan también que las antiguas geishas, tras un masaje en los pies, succionaban el pulgar de sus clientes, simulando una felación, y que esto les provocaba indescriptibles orgasmos.

Y es que… no en vano la punta del pulgar se asimila, en reflexología podal, a nuestro órgano más erógeno: El cerebro.

¿Te animas?
Fuente: Erotizate

No hay comentarios de clientes por ahora.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.

9 otros productos de la misma categoría:

Los clientes que compraron este producto también han comprado...